Nosotros

Adoración

Conocer al Pastor Timoteo


Ministerio en Ingles

Calendario

Grace Christian Academy


Sermones

Meditacion

La independencia

 

Hoy es el 4 de julio.  En los estados unidos, es conocido como el día de la independencia.  Con fuegos artificiales y con todo tipo de comidas se celebra el derrocamiento del rey británico hace casi 250 años y la libertad y la independencia que disfruta la nación americana.
Nos gusta el descanso y la oportunidad de disfrutar en familia o con amigos que nos brinda el día de la independencia, pero la Biblia no celebra la independencia.  Al contrario, la Biblia lamenta y advierte contra la independencia espiritual.
La independencia es lo que la serpiente ofreció a Adán y Eva en el principio, y la independencia es lo que el mismo enemigo nuestro nos presenta a cada uno de nosotros hoy día.  Algunas veces y de alguna forma, todos nosotros nos dejamos convencer y creer en el engaño de nuestra independencia.
La mentira de la independencia me hace creer que soy más sabio y justo de lo que soy.  Esta ilusión me hace pensar que yo soy la persona madura y fuerte que vive en una colonia de inmaduros; me hace razonar que, si hago lo malo, no es porque soy malo por dentro, sino porque estoy sometido a muchas presiones y tentaciones por fuera.
La mentira de la independencia trata de convencerme de que soy totalmente capaz y auto suficiente.
Pero la Biblia declara claramente:  la búsqueda por la independencia nunca termina en independencia; siempre termina en esclavitud.
¿Cómo?  Es que fuimos diseñados por nuestro Creador para vivir en una relación de dependencia en él, una relación de obediencia a él y de adoración a él, y también para vivir en relaciones de dependencia con otros seres humanos.  Una congregación cristiana provee esas oportunidades.  Necesitamos a Dios.  Necesitamos a nuestros hermanos y nuestros hermanos necesitan a nosotros.
La búsqueda por la independencia no es meramente un error espiritual.  Es más, una negación de la fe.  Cuando perseguimos la independencia, nos encontraremos buscando muchas cosas para darnos la esperanza, la vida, la fuerza y el descanso que solamente Dios nos puede dar.
El mensaje de la Biblia es claro:  Soy una persona con una desesperada necesidad de ayuda.  Si yo fuera a caminar con Dios por mil años, todavía necesitaría su ayuda tan desesperadamente como el día en que le extend la mano por su ayuda por primera vez.
La mejor manera de ir huyendo a tu divino Ayudador es ir huyendo de la mentira de la independencia.  Hagamos eso hoy.  Celebremos nuestra dependencia de Dios y los unos de los otros hoy…y cada día de nuestras vidas.

 
Preguntas para pensar

  1. ¿De qué manera vives más independente de lo que debes?
  2. ¿Es tu vida devocional, de oración, de lectura bíblica y de adoración pública la de alguien que reconoce que desesperadamente necesita la ayuda de Dios?
  3. ¿Es tu compromiso con el cuerpo de Cristo y el compañerismo cristiano el de una persona que reconoce que necesitas a tus hermanos y que ellos te necesitan a ti?